Por qué esquiar en Semana Santa es el descanso perfecto

Por qué esquiar en Semana Santa es el descanso perfecto

Razones por las que hacer un viaje de esquí en Semana Santa es siempre una buena idea.

Elegir el momento adecuado para ir de vacaciones de esquí puede ser difícil. Navidad y Año Nuevo siempre parecen épocas adecuadas, ya que podrá hacer esquí en un paraíso invernal, pero la idea de trasladar a sus amigos o familiares en una época del año notoriamente ajetreada a menudo puede resultar demasiado difícil. Luego están las vacaciones de febrero, con nieve casi garantizada en la mayoría de los resorts. Pero como son vacaciones escolares, suelen ser unas fechas bastante concurridas, por lo que las pistas y los telesillas a menudo están llenos de gente.

Aunque rara vez se tiene en cuenta, Semana Santa podría ser el momento perfecto para ir de vacaciones de esquí, y he aquí por qué:

Esquiar bajo el sol

El esquí no suele ir asociado con un clima cálido y cielos azules. Sin embargo, al elegir Semana Santa para hacer un viaje de esquí, ¡podría evitarse el clima helado y tener una experiencia de esquí sorprendentemente cálida!

Esto es especialmente útil si todavía es un principiante. Cuando se está aprendiendo a esquiar, es necesario estar mucho tiempo de pie escuchando instrucciones, cambiando de posiciones lentamente, etc. Esto puede ser bastante duro en el invierno, pero durante Semana Santa es mucho más soportable.

El calor añadido también le da más tiempo para apreciar los alrededores. Los hermosos paisajes montañosos y nevados proporcionan un hermoso telón de fondo para las comidas alfresco y las animadas actividades al aire libre del après-ski.

Los precios son más asequibles

No solo las vacaciones de esquí en Semana Santa serán más cálidas que las de invierno, sino que serán casi con toda seguridad más asequibles, especialmente si se va en la segunda semana de las vacaciones de Semana Santa, ya que hay menos presión a la hora de elegir vuelos y alojamiento.

Unas vacaciones de esquí lejos de las ajetreadas épocas de Navidad, Año Nuevo y vacaciones de febrero pueden ahorrarle mucho dinero... y no solo en los vuelos y el alojamiento. También puede encontrar grandes ofertas en pases de telesillas y alquiler de equipos. Puede guardarse el dinero ahorrado para las ofertas de final de temporada de las tiendas de esquí... o para un poco más de après-ski.

Días más largos

Hay una sensación conocida que aparece cuando uno está esquiando en invierno y nota que está empezando a oscurecer. Uno comienza a notar que su día en las pistas está llegando a su fin y parece demasiado pronto. La ventaja de ir a esquiar en Semana Santa es que hay más luz, lo que significa que los telesillas también permanecen abiertos más tiempo. ¡Días más largos equivalen a más tiempo para esquiar!

Todavía hay nieve

Un factor que a menudo desanima a la gente a esquiar en Semana Santa es el mito de que toda la nieve se habrá derretido. Pero ese no es el caso en absoluto, ya que solo tiene que saber dónde buscar...

La clave para conseguir la mejor nieve es apuntar alto: a cuanta más altura esté el resort, más frío hará, lo que significa que hay menos posibilidades de que la nieve se derrita. También ayuda estar en algún lugar con pistas orientadas al norte o a un glaciar. Tignes y Les Deux Alpes son ideales, ya que este último está abierto todo el verano gracias al glaciar que se eleva hasta los 3.600 metros.

También ayuda el hecho de que la mayoría de las áreas de esquí están equipadas con los cañones de nieve más modernos, eliminando la preocupación de unas vacaciones de esquí sin nieve.

Algunos resort son mejores en Semana Santa

Los resort con zonas de esquí en glaciar o pistas orientadas al norte siempre van a ser populares, pero al elegir Semana Santa se pueden apreciar estos dominios esquiables con menos público.

Pero, ¿cuáles son los mejores lugares a visitar? Como ya se ha comentado, Les Deux Alpes es difícil de superar. El impresionante resort tiene una altitud de 3.600 metros, lo que significa que siempre tendrá garantizada buena nieve. También se encuentra en un entorno de gran belleza, y se está convirtiendo rápidamente en una de las zonas de esquí más excitantes de Europa. Val d'Isère es también un gran lugar para esquiar en Semana Santa, con pistas altas que hacen que la nieve esté casi garantizada.

La mayoría de los resort también aprovechan las condiciones de Semana Santa para ofrecer actividades que no suelen estar disponibles en otras épocas del año. Por ejemplo, Les Arcs Panorama, que abrió sus puertas en diciembre de 2018, se encuentra en la inmensa zona de Paradiski, zona que ofrece todo tipo de actividades: desde escalada en roca hasta ciclismo de montaña, etc., a la vez que cuenta con unas excelentes condiciones de esquí a las que se puede acceder con sus impresionantes telesillas. ¡Perfecto para la familia!

Tómese su tiempo

Visitar una zona de esquí cuando no está llena de gente bajando a toda velocidad por las pistas es una experiencia completamente diferente.

El esquí se trata del placer de poder tomarse el tiempo necesario para hacer cada cosa, ya sea salir de la pista a alta velocidad, o hacer esquí de fondo mientras se relaja disfrutando del paisaje. Cuando las pistas están llenas de gente no siempre se tiene esta libertad, ya que hay multitudes de personas que dictan cuándo y dónde debe pasar su tiempo en las pistas.

La época de Semana Santa llega meses después de temporada alta de esquí, por lo que esta es la oportunidad perfecta para dominar las montañas sin prisas.

La búsqueda de huevos de Pascua más emocionante de la historia

¿Se le ocurre un lugar más emocionante para buscar huevos de Pascua que en una montaña nevada? No, a nosotros tampoco.

Descubra más sobre unas vacaciones de esquí con todo incluido con Club Med, con resorts en Francia, Italia y Suiza entre los que elegir.

Uso de las cookies

Al continuar su visita al sitio web de Club Med, acepta el uso de cookies para personalizar su navegación, mejorar su experiencia y tener servicios y ofertas adaptados a sus intereses.

Aceptar