El mejor momento
para viajar a la República Dominicana

¡Descubra la mejor época para ir a la República Dominicana según sus deseos!

Cuando se viaja a la República Dominicana, cuándo salir es una cuestión crucial porque, según la época del año, el país acoge muchas festividades y los fenómenos naturales hacen las delicias de los viajeros curiosos. Tanto si se trata de observar la fauna como de celebrar un festival estacional con los dominicanos, el país le reserva muchas sorpresas.

CITA EN HIGÜEY PARA CELEBRAR LA FIESTA DE LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA

¿Cuándo ir a la República Dominicana si te gusta el ambiente festivo? Si por supuesto puedes irte cuando quieras, prefiere el comienzo del año. Especialmente el 21 de enero, día en que se celebra la Virgen de la Altagracia, patrona del pueblo dominicano, venerada en el país.

Este día se celebra en todo el territorio, especialmente en Higüey, donde se encuentra la Basílica de la Altagracia.
Una impresionante peregrinación tiene como telón de fondo la música popular, frente a la imponente basílica. Tómese el tiempo de observar este edificio con su arco de 80 metros de altura y su enorme carillón, ¡el más grande de América Latina!

Si la ciudad en sí es seductora, merece una pequeña escapada para pasear por las playas de la Costa del Coco: suntuosos arenales blancos junto a aguas cristalinas.
Para sumergirse más en la cultura local, vaya al pequeño pueblo tradicional de Cortecito, a menos de una hora de Higüey. Allí encontrará muchos recuerdos en sus mercados artesanales con pinturas haitianas, esculturas de cerámica** y otras artesanías tradicionales dominicanas.

¿Lo sabías?

Al sur de Higüey se encuentra el Parque Nacional del Este, con fama de ser el centro arqueológico más importante dedicado al pueblo taíno, la civilización más antigua del Caribe descubierta por Cristóbal Colón en 1492. Caminamos hasta allí en el corazón de un recorrido sombreado puntuado por escenografías a tamaño real que representan la vida de esta etnia antes del periodo de colonización.

Nuestros resorts en República Dominicana

EL CARNAVAL, LA FIESTA DEL AÑO

Si se pregunta cuándo ir a la República Dominicana para vivir un momento único y sagrado para los dominicanos, ¿por qué no ir allí en febrero?
En recuerdo del Día de la Independencia, el 27 de febrero de 1944, todo el país se viste con máscaras y trajes y baila al son de la música popular con influencias españolas y africanas. Vayas donde vayas, sin duda te contaminarás del "buen humor colectivo" que reina en febrero en la República Dominicana.

Cada ciudad tiene sus propias tradiciones con sus máscaras, trajes y personajes bien establecidos.
En San Pedro de Macorís, por ejemplo, las guyolas (personajes tradicionales antillanos) desfilan con trajes llenos de pequeños espejos al vibrante sonido de los tambores.
También está el desfile de los Cocolos, descendientes de antiguos esclavos que realizan una actuación teatral bailada. Así, se readaptan historias famosas, como la de David y Goliat o la de los indios y los vaqueros. Es realmente impresionante admirar este desfile de colores con las ricas residencias del siglo XIX como telón de fondo.

Para recuperarse de las emociones, diríjase al malecón, un encantador paseo marítimo salpicado por el sonido del merengue. Para apreciar mejor la dulzura de la vida nocturna caribeña, disfrute de una deliciosa cena con sabores locales con los pies en el agua.

¿CUÁNDO IR A LA REPÚBLICA DOMINICANA A VER BALLENAS?

De finales de diciembre a marzo, la baie de Samana acoge un impresionante desfile de ballenas durante la época de apareamiento.

Saliendo desde Punta Cana, se embarca en una increíble aventura: abra bien los ojos (o los prismáticos) y observe el sistema de seducción de estos gigantescos cetáceos desplegando su cola, formando un ballet inolvidable.
Cientos de ellas se sumergen en las cálidas aguas de la bahía en esta época para dar a luz.

Además, tendrá la oportunidad de bañarse en una de las playas más bellas de la República Dominicana: **Arena inmaculada, mar transparente y turquesa, cocoteros... Si el tiempo te lo permite, piérdete en la inmensa reserva natural que constituye la península de Samaná, donde conviven tortugas marinas y aves de todo tipo en el corazón de frondosos bosques, al abrigo de multitud de ríos y cascadas.
A lo lejos, verá la Cordillera de Samana que parece reventar el cielo y que se sumerge abruptamente en el mar. Un pequeño rincón del paraíso.

También te gustará...